martes, 6 de octubre de 2015

MAGDALENAS DE LIMÓN


¿Puede un olor, una visión, un sonido, un sabor transportarnos a tiempos pasados? Seguro que sí. El olor del humo de las chimeneas en invierno que queda como flotando sobre el pueblo me recuerda mi infancia. También me recuerda mis primeros años escolares el olorcillo a lápiz recién afilado. O el sonido reiterativo de las tablas de multiplicar. O la pegadiza cancioncilla  que salía de la radio y decía “Yo soy aquel negrito del África tropical…” con que se anunciaba el Cola-Cao, cuando ni sabíamos dónde estaba África ni qué era el trópico.
Al hablar de magdalenas, inevitablemente nos viene a la mente el pasaje de “Por el camino de Swann” cuando el escritor francés Marcel Proust saborea una magdalena con una taza de té y el recuerdo le retrotrae a su infancia al asociar el sabor, el aroma y la textura de la magdalena con temporadas de su niñez pasadas en casa de su tía Leoncia.
En su texto,el escritor recuerda la forma de “esos bollos cortos y abultados, que llaman magdalenas, que parece que tienen por molde una valva de concha de peregrino”, pero no nos desvela su sabor.
Las magdalenas de limón de esta receta son decididamente diferentes de las que que saboreaba Proust y tienen una forma que recuerda más, con su copete azucarado, a la de unas Magdalenas de naranja que publicamos hace algunos meses, ... pero para despejar la duda sobre su sabor tendréis que hincarles el diente y atravesar su corazón esponjoso.

RECETA

.
INGREDIENTES (17-18 magdalenas)
  • 125 g de huevos (3 dependiendo del tamaño).
  • 175 g de azúcar.
  • 60 ml de leche.
  • 190 ml de aceite de girasol.
  • 210 g de harina de repostería.
  • 2 cucharaditas de levadura Royal.
  • Una pizca de sal.
  • La ralladura de 1 limón.

.
PREPARACIÓN
  1. Batir con unas varillas eléctricas los huevos y el azúcar hasta que la mezcla esté blanquecina.
  2. En un bol aparte, juntar la leche con el aceite de girasol e incorporar a la mezcla anterior sin dejar de batir.
  3. Mezclar la harina, la sal, la levadura y la ralladura de limón y añadir a  la masa anterior.
  4. Una vez mezclados dichos ingredientes, batir 2 o 3 minutos más incrementando la velocidad.
  5. Tapar y dejar reposar en la nevera como mínimo una hora, aunque también puede dejarse hasta el día siguiente.
  6. Precalentar el horno a 200º.
  7. Pasar la masa a una manga pastelera.
  8. Poner las cápsulas para las magdalenas dentro de un molde rígido y distribuir la masa llenando sólo tres cuartas partes de cada una de ellas.
  9. Echar un poquito de azúcar por encima y meter en el horno bajando un poquito la temperatura. Hornear entre 14 o 16 minutos (siempre dependiendo del horno).
  10. Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.





16 comentarios:

  1. Sin duda algunas las magadalenas de limón son mis favoritas entre todas!
    Y además me encantan los moldecitos tan monos de papel jejeje
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. Todo un clásico sí señor! Son las que más me gustan, a cualquier hora. Gracias por rescatarlas porque a veces se nos olvida que de la sencillez salen cosas muy ricas. Un besito,
    Angi

    ResponderEliminar
  3. Adoro madalenas e na verdade á muito que não faço.
    Estas com limão devem ser uma delicia, ficaram lindas e tão perfeitas

    ResponderEliminar
  4. Una entrada preciosa, la cocina nos lleva a momentos de nuestra vida y eso es lo bonito migo de esta. Unas magdalenas estupendas

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. A mi los olores, las visiones, me traen muchisimos recuerdos y me llevan al pasado. Me encanta la receta, deliciosa. Bessos

    ResponderEliminar
  6. a mi si, recuerdo el olor de mi casa los días previos a la Navidad o S. Santa del horno de leña encendido y los dulces caseros de mi abuela y mi madre...es no se olvida y procuro que en casa mis hijos tengan presentes algunos de esos olores... deliciosas magdalenas, estas tambien dejan un aroma inolvidable. Bs.

    ResponderEliminar
  7. Deliciosas y la presentación de 10
    Un abrazo, Clara

    ResponderEliminar
  8. Un bocado exquisito, qué buena receta
    apuntada queda ^^
    un beesito

    ResponderEliminar
  9. los olores... son tantos los que me transportan a otro tiempo o lugar!!! que bueno conservar estas sensaciones. Tus magdalenas me encantan ya que el limón me gusta muchísimo y una cosa, esa vajilla a topitos me gustó muchooooooooo jajajajaja. un besote bonita.

    ResponderEliminar
  10. Muy ricas y me encantan las cápsulas. Deben estar deliciosas!! Y es verdad que algunos olores, canciones... nos transportan al pasado de manera instantánea.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Senzilles, boníssimes i presentades de la manera més elegant....mmmm!!!

    ResponderEliminar
  12. Preciosa entrada, receta y presentación. Una magdalena es una delicia que tú has bordado!!Un beso

    ResponderEliminar
  13. hay madre cuanto tiempo sin hacer magdalenas y con lo que me gusta hacerlas y sobre todo saborearlas como estas tuyas, que ricas y que preciosas fotos, bikiños

    ResponderEliminar
  14. Una buena magdalena así de aromática es divina y lo que alegra de olor a la cocina cunado horneas.
    Bss

    ResponderEliminar
  15. Soy feliz con unas sencillas magdalenas, me parecen una delicia. Las tuyas tienen una pinta impresionante.

    ResponderEliminar