miércoles, 30 de noviembre de 2022

CRÊPES DE QUESO BRIE Y JAMÓN DE PATO

 

En su “Carnet de ruta. Las recetas de Pickwick” de editorial Taurus Néstor Luján, periodista, gastrónomo, bon vivant, reducía el concepto “crêpe” diciendo que “no pasa de ser una pasta de harina frita a la sartén”. Los bretones no se le echaron a la yugular porque les pillaba lejos. Para ellos, tanto la “crêpe” como la “galette” son el no va más. Y de la misma manera que nosotros vinculamos un postre a una festividad concreta, en Francia el día de la Candelaria es obligado comer “crêpes”, igual que el martes de Carnaval.

La “crêpe” puede ser un postre o un buen primer plato. Un postre cuando la rellenamos de algo dulce como por ejemplo una buena mermelada o chocolate. Un primer plato como cuando el relleno es a base de queso y jamón de pato.


RECETA

.
INGREDIENTES
  • 2 huevos
  • 120 g de harina
  • 240 ml de leche
  • 2 g de sal
  • Mantequilla para untar la crepera o sartén

   INGREDIENTES PARA EL RELLENO

  • Queso brie
  • Jamón de pato
  • Nuez pecana
  • Miel

PREPARACIÓN
  1. Mezclar todos los ingredientes de la masa, batir con unas varillas hasta que no queden grumos. Tapar y dejar reposar una hora.
  2. Pincelar ligeramente la sartén o crepera con mantequilla derretida. Cuando esté bien caliente echar una cacilla de la masa sobre la sartén y extenderla.
  3. Cuando se empiecen a despegar los bordes darle la vuelta y dorar el otro lado. Repetir esta operación hasta acabar con toda la masa.
  4. Rellenar las crêpes con el queso, el jamón de pato y unas nueces cortadas a trozos. Enrollar y echar un hilo de miel sobre la crêpe.





miércoles, 23 de noviembre de 2022

HUMUS DE ZANAHORIAS

 

Hay temporadas en que mi nevera da más pena que frío. Suele ser cuando una vuelve de un periodo vacacional o de un largo puente o fin de semana y no ha tenido la previsión o la precaución de comprar algo. En esas estaba cuando abrí el frigorífico y solo tenía un manojo de zanahorias, un pimiento, unos rábanos y unos pepinos. En la despensa, un bote de garbanzos que suplicaba ser consumido más pronto que tarde. Ya tenía la solución, algo improvisada si queréis, pero solución al fin y al cabo. Haría un humus distinto a los anteriores que había hecho. Lo haría de zanahoria. Y gustó. Mucho. No será la última vez que lo haga aunque el frigorífico esté lleno a reventar.


RECETA

.
INGREDIENTES

  • 250 g de garbanzos cocidos
  • 300 g de zanahorias cocidas
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 diente de ajo
  • 40 g de tahini
  • 1 cucharadita de comino
  • Sal
  • 50 g de aceite de oliva

PREPARACIÓN
  1. Pelar y cortar las zanahorias en rodajas. Ponerlas en una cazuela cubiertas de agua y un poquito de sal. Hervir hasta que estén blandas.
  2. Triturar los garbanzos, las zanahorias hervidas y escurridas, pero guardar el agua de la cocción, así como el resto de ingredientes hasta que queda una masa compacta.
  3. Añadir unas cucharas de agua de la cocción de las zanahorias hasta conseguir la textura deseada. Rectificar de sal si fuera necesario.
  4. Servir en boles y rociar con un hilo de aceite de oliva.
  5. Hemos acompañado este humus con las verduras que aparecen en la fotografía (apio, zanahoria, pimiento rojo, rábanos y pepino) y unos nachos y pan de ajo tostado.