miércoles, 22 de mayo de 2024

GALLETAS DE ARÁNDANOS

 

Si sólo pusiéramos harina, mantequilla, azúcar y yema de huevo estas galletas serían “del montón”, por calificarlas de alguna manera. Pero tienen un ingrediente que las hace distintas a todas las demás. Nos referimos a los arándanos, esas bayas pequeñas, redondas, de color negro-azul, con un sabor entre ácido y dulce, que en sí mismas son como un botiquín que deberíamos tener todos en casa para prevenir muchas enfermedades porque entre otras cosas son antioxidantes, combaten el colesterol, tienen pocas calorías, etcétera, etcétera. Mejor no seguir. En una anterior introducción a una receta con arándanos decíamos que deberían recetarse a través de la Seguridad Social. Pero lo mejor de estas galletas está en su final en boca. Te queda un regusto que te impide comerte solamente una, con lo cual el efecto “medicinal” se multiplica. Ahí os va la receta curalotodo.


RECETA

.
INGREDIENTES
  • 250 g de harina
  • 150 g de mantequilla fria
  • 80 g de azúcar glas
  • 30 g de yema de huevo
  • 50 g de arándanos deshidratados
  • Una pizca de sal
  • Esencia de vainilla

PREPARACIÓN
  1. Cortar los arándanos en trocitos muy pequeños y reservar.
  2. Poner en un bol grande la harina, hacer un hueco en el centro y agregar la mantequilla fría cortada en dados.
  3. Con los dedos, mezclar la harina con la mantequilla hasta que quede una masa arenosa.
  4. Añadir el azúcar glas tamizado, una pizca de sal y una cucharadita de esencia de vainilla. Agregar las yemas de huevo y los arándanos y mezclar hasta que se integren los ingredientes.Unir la masa sin trabajarla demasiado.
  5. Dejar reposar la masa estirada sobre dos papeles de horno durante una hora en la nevera.
  6. Calentar el horno a 170º.
  7. Retirar del frigorífico y estirar la masa con un grosor aproximado de medio centímetro. Cortar con cortapastas de diferentes formas.
  8. Poner sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado y hornear entre 12 y 15 minutos.
  9. Retirar del horno cuando estén ligeramente doradas y dejar enfriar sobre una rejilla. Una vez frías espolvorearlas con azúcar glas.


miércoles, 15 de mayo de 2024

CREMA DE BACALAO

En primer lugar vamos a aclarar el nombre que le hemos dado a este plato. Lo hemos rebautizado como “Crema de bacalao” cuando en realidad entre los ingredientes no figura un componente graso imprescindible como por ejemplo la mantequilla o la nata para cocinar, que suelen llevar todas las cremas. Por su textura, nos aproximamos más a un puré sin llegar a ser el clásico puré superespeso. Y por supuesto no es ni un caldo ni una sopa, mucho más líquidos. Dicho esto, vamos a conservar el nombre de “crema” y a defender a capa y espada este plato muy sencillo y nutritivo. Si el nombre de “crema” no os gusta lo podéis llamar “hache”.

RECETA

.
INGREDIENTES
  • 450 g de patatas peladas y cortadas en trozos
  • 350 g de bacalao desalado
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • Dos zanahorias
  • Una hoja de laurel
  • 800 g de caldo de pescado
  • Aceite de oliva virgen
  • Pimienta
  • Perejil
  • Pan frito

    PREPARACIÓN
    1. En una cazuela poner el aceite y cuando esté caliente añadir las cebollas cortadas en brunoise y los ajos laminados. Sofreír hasta que estén dorados.
    2. Añadir el bacalao desmigado y cocinar durante unos minutos. Agregar las patatas cortadas en trozos y las zanahorias cortadas en rodajas.
    3. Cubrir con el caldo de pescado, añadir el laurel y la pimienta recién molida. Cocinar a fuego lento hasta que las zanahorias y las patatas estén tiernas.
    4. Retirar la hoja de laurel y triturar, rectificar de sal si fuera necesario. Si veis que queda muy espeso, añadir un poquito más de caldo de pescado hasta conseguir la textura deseada.
    5. Servir caliente espolvoreando perejil y poniendo pan tostado por encima.