jueves, 7 de mayo de 2015

CARQUIÑOLIS


Son “adoquines comestibles”. De esta manera tan gráfica  los definía Manuel Vázquez Montalbán en su libro “La cocina catalana”, publicado por Ediciones Península en 1979. Nos estamos refiriendo a los carquiñolis, unas pastas secas y dulces elaboradas con huevo, azúcar, harina, almendras y una copita de anís. En el libro de José Maillet “El confitero moderno” editado en 1851 ya se explica cómo hacer los carquiñolis. La fórmula ha variado poco. Algunos pasteleros han introducido ligeras variantes, pero sin mayores consecuencias para este dulce tradicional con denominación de origen. Volviendo a Vázquez Montalbán, el escritor, periodista y gourmet, decía con su afilado sentido del humor: “La gracia de los carquiñolis está en el ruido que se hace al comerlos y en la indudable alegría que siempre proporciona comprobar que en la lucha entre estos dulces y las dentaduras suelen vencer las dentaduras a pesar de las apariencias”. Y recomendaba más adelante: “A pesar de que el comensal quiera entablar en solitario la batalla contra estos consistentes seres, siempre hay que intentar convencerle de que remoje antes el asunto en vino rancio o moscatel y en su defecto en cualquier vino de postre a mano”. Sabias palabras las del maestro.


RECETA

.
INGREDIENTES
  • 150 g de almendras crudas con piel.
  • 160 g de azúcar.
  • 280 g de harina.
  • Una cucharada de levadura en polvo.
  • Una cucharada de anís.
  • Una cucharadita rasa de canela en polvo (optativo)
  • Ralladura de la piel de un limón.
  • 5 cl de agua.
  • 1 huevo.
  • Una yema de huevo para pincelar los carquinyolis

.
PREPARACIÓN
  1. Poner la harina sobre una superficie de trabajo y hacer un círculo, dentro poner todos los ingredientes excepto la yema de huevo, mezclar todo e ir introduciendo la harina hasta que nos quede una masa que no se enganche, si es necesario añadir algo más de harina.
  2. Hacer barras alargadas de unos cuatro cm y colocarlas sobre una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado.
  3. Batir la yema de huevo con una cucharada de agua y pincelar.
  4. Hornear durante 14 minutos en horno precalentado a 180 grados.
  5. Cuando estén ligeramente doradas sacar del horno y en caliente cortar en trozos de un cm en forma diagonal con un cuchillo que no sea de sierra, dando un golpe seco para que no se rompan.
  6. Una vez cortados, volver a introducir en el horno unos diez minutos más hasta que estén dorados y crujientes.





22 comentarios:

  1. Se parecen mucho a los bizcotti italianos que son muy ricos acompañando un vino dulce.
    Besos Ana, hoy desde
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com.ar/2015/05/por-que-los-hombres-llevan-barba.html

    ResponderEliminar
  2. Que ricos :) el aspecto es estupendo! y solos se comen de maravilla uno tras otro seguro. Un besito!!

    Recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar
  3. Assomigliano ai nostri croccadenti, che poi sono simili ai cantucci toscani. Io li adoro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he informado y en efecto los cantucci aunque de distinta procedencia que los carquiñolis, tienen en común los mismos ingredientes. Valgan los blogs de cocina para acercarnos a la gastronomía de otros lugares. Gracias elenuccia.

      Eliminar
  4. Se ven super crujientes!! que buenos tiene que estar. Esta es una de mis asignaturas pendientes. Los has bordado!! Bs.

    ResponderEliminar
  5. Siempre han sido el dulce favorito de mi padre y desde que los he preparado caseros han caído mil tuneos!
    Los tuyos han quedado de lujo total!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  6. Menuda pasada, no los conocía y me encantan. Te han quedado divinos.

    ResponderEliminar
  7. Ostres quins carquinyolis!!!! Fan una pinta genial!! M'encanten!! A veure si m'animo un dia...
    Salutacions

    ResponderEliminar
  8. Deliciosos carquinyolis, y taaaan tuneables! Imprescindible mojarlos en una copita de vino dulce o moscatel (los italianos suelen mojar sus cantuccini en "vin santo", un vino de postre) Un cacao bien calentito también es una alternativa, mmmmMM.
    Buen consejo lo del golpe seco para que no se rompan :-)
    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Qué delicia, tienen una pinta tan rica que me comería un buen puñado. Besos

    ResponderEliminar
  10. Pero qué bien te han quedado, me encantan estos dulces así que me llevo un par.

    besos

    ResponderEliminar
  11. ¡Son deliciosos! Y te han quedado perfectos..... A nosotros nos gustan mucho, son un dulce muy nuestro. Prueba de hacer una picada con ellos....¡ya verás!
    Besos,
    Olga

    ResponderEliminar
  12. No los conozco pero deben estar superbuenos, la pinta es espectacular!un beso

    ResponderEliminar
  13. Que bom aspeto. Já provei mas nunca fiz. São deliciosos.

    ResponderEliminar
  14. Te han quedado de categoría.Son sublimes y en casa nunca faltan.
    Buen finde
    Bss

    ResponderEliminar
  15. Una pinta extraordinaria, que pena no poder probarlos...gracias por la receta un besote.

    ResponderEliminar
  16. Los haré seguro porque a mipadre le encantan y cuando venga en agosto le daré la sorpresa :)
    besos

    ResponderEliminar
  17. Ya, es que en este momento los estoy saboreando remojaditos en ese vino dulce típico de las abuelitas.

    ResponderEliminar
  18. Són un dels meus dolços cruixents preferits!!! Petons!

    ResponderEliminar
  19. Ana me encanta la receta, me recuerda a los cantuccini de Florencia. http://eldelantalderosa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar