jueves, 26 de marzo de 2015

FINANCIERS



Me entraron ganas de hacer un dulce pequeñito, que engordase lo mínimo, y se me ocurrió hacer unos financiers, pastelitos cuya base es la almendra molida, y que deben su origen a los financieros que se movían a principios del siglo pasado por la Bourse de París y que se los zampaban sin parar como quién compra empresas en apuros.

“Ya está”, me dije. “Para inspirarme, nada mejor que acercarme a la Bolsa de Madrid y ver qué desayunan los magnates de las finanzas españolas”. O sea, que me acerqué a las cafeterías próximas al sancta sanctorum del Ibex-35 y ¡oh sorpresa!, todo el mundo pedía una cafelito y unos churros. Aquellos personajes no podían ser financieros de ninguna de las maneras. “!Claaaaaro!”, exclamé. “¡Si todos los financieros están desfilando por la Audiencia Nacional!”. Pues para allá que me fui. En los bares próximos a la Audiencia Nacional, lo que más abundaba era gente uniformada que desayunaba el consabido cafelito y unas porras. Lo de pedirse  unas porras era por no hacer un feo a la que llevaban colgando del costado, hermanada con una pistola. “Hay que ir a los orígenes, hay que viajar a la Bourse de París”, pensé. Dicho y hecho. Pero en las cafeterías cercanas a la Bolsa, los financieros pedían un café-au-lait y un croissant para desayunar. Nadie pidió esos pastelitos de almendra en forma de lingote de oro que habían vuelto locos en su día a los inventores del capitalismo. Decididamente, los tiempos estaban cambiando, pero a peor.


RECETA

.
INGREDIENTES
  • 125 g de azúcar glas.
  • 85 g. de almendra molida.
  • 50 g. de harina tamizada.
  • Una pizca de sal.
  • 150 g de mantequilla sin sal.
  • 4 claras de huevo (unos 125 g.)
  • 1 cucharada sopera de pasta concentrada de fresa.
  • Fresas deshidratadas.
  • Un molde de silicona para mini financieros.
  • Una manga pastelera.
  • Azúcar glas para espolvorear sobre los financieros una vez fríos.
    ALMÍBAR:
  • 50 g de azúcar.
  • 50 g de agua. 

.
PREPARACIÓN
  1. Poner en un cazo la mantequilla al fuego y dejar hervir hasta que tome un color tostado color avellana (mantequilla  noisette). Retirar del fuego y colar con un colador fino eliminando todas las impurezas que quedan en el fondo del cazo y dejar enfriar a temperatura ambiente.
  2. Mezclar el azúcar glas con la almendra en polvo, la harina y la pizca de sal.
  3. Batir las claras de huevo sin llegar a punto de nieve e incorporarlas a la mezcla anterior.
  4. Una vez mezclados, añadir la cucharada de pasta concentrada de fresa* y la mantequilla y volver a mezclar bien.
  5. Poner en una manga pastelera y dejar reposar en la nevera al menos una hora, aunque se puede dejar de un día para otro.
  6. Poner al fuego los ingredientes del almíbar, hervir unos minutos y retirar del fuego. Cuando esté templado el almíbar hidratar las fresas y dejarlas durante media o una hora.
  7. Precalentar el horno a 180 grados.
  8. Sacar las fresas del almíbar y secarlas con un papel de cocina.
  9. Poner la masa de la manga pastelera sobre el molde sin llenar toda su capacidad y colocar un trozo de fresa en el centro.
  10. Meter en el horno durante 8 o 10 minutos.
  11. Desmoldar y una vez fríos espolvorear un poco de azúcar.


* Hemos utilizado concentrado de fresa, pero hay infinidad de sabores. Con arreglo al sabor elegido así será el fruto que pongáis de adorno o, sencillamente, sin ningún sabor añadido y adornados con una almendra.




14 comentarios:

  1. Los financiers son una maravilla para el paladar pero lo de engordar lo mínimo no sé jejeje
    Además te han salido con un color precioso.
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. preciosas fotos!! muy primaverales y desde luego unos deliciosos pastelitos!! Bs.

    ResponderEliminar
  3. Doncs jo hi vaig sovint a l'Audiència Nacional...(a treballar no a declarar com a imputada), i m'aniria bé endur-me'n un quants d'aquests que pinten deliciosos!!! Petonarros!

    ResponderEliminar
  4. Los tiempos a peor pero seguro que estos pasteles han ido a mejor porque estos son los más ricos que se hayan podido probar, una delicia!!un besazo

    ResponderEliminar
  5. jajajajajaja me ha encantado tu viaje desayunero por los mundos del poder y el hampa (sí, he dicho hampa, no estuviste en la bolsa?)

    Pues sí, yo toda la vida recordaré a un tipo que desayunaba en un sitio muy pijo de la moraleja, sentado casi siempre a mi lado (yo curraba allí, y no había cafeterías normales) todo trajeado y seriote mojando los churros en la copa de anís, y luego tomando un café solo para rematar. Ajs!

    Mejor un financier, más clase, más estilo, más "otra cosa"

    ResponderEliminar
  6. Qué pintita más rica!!!.
    En la merienda, junto con un té de canela con leche...; tiene que estar de vicio!!!.
    Jejeje.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Vaya pasada de fotos expectaculares las mejores para empezar la primavera, aunque esos financierss no se quedan atras que cosa mas rica, bssss

    ResponderEliminar
  8. Nunca los he comido pero debe ser un bocado muy delicado. Me apunto la receta :)
    besos

    ResponderEliminar
  9. Qué monos te han quedado esos financiers, tú si que tienes clase y no esos financieros.
    Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  10. Así que unos dulce pequeñitos que engorden lo mínimo jajaja, el problema es que estarán tan ricos que terminarás comiendo varios de una zampada...

    Espero que disfrutes estos días!! Abrazos!!

    ResponderEliminar
  11. No creo que mucha gente desayune algo tan rico, me encantan .
    Besos crisylaura.

    ResponderEliminar
  12. Financiers rositas! Me encantan. Soy así de cuki. :-)
    Besos!

    ResponderEliminar