domingo, 16 de noviembre de 2014

CONFIT DE PATO CON PURÉ DE MANGO AROMATIZADO CON VAINILLA


Cuentan que Siddharta Gautama, más conocido como Buda, solía meditar bajo la sombra de un árbol de mango, pues ponía la dulzura de su fruto como ejemplo de lo que debe ser nuestra vida. Se dice que, en cierta ocasión, un grupo de seguidores de Buda le pidió por tres veces consecutivas un mensaje de espiritualidad, y por tres veces obtuvieron como respuesta el silencio del maestro que sostenía en sus manos una de esas frutas. Ante la sorpresa de éstos, Buda les dijo que el secreto de la espiritualidad consistía en ser tan dulces como ella en los gestos, las palabras y las acciones.
Después de lo dicho, es fácil deducir que el mango es una fruta que tiene su origen en la India donde es considerada un fruto sagrado, cargado de simbolismo. Su cultivo pasó de la India a China y en el siglo XVII los colonizadores portugueses lo llevaron, primero, a África y luego a Brasil. Posteriormente pasó a México y Estados Unidos, siempre buscando el clima adecuado, hasta que llegó al sur de España, concretamente a Granada donde hay una empresa, “CampoTropical“, que se dedica al cultivo y comercialización de mangos, aguacates y chirimoyas.
De esa manera el mango ha ido entrado lentamente en nuestra cocina, y cada vez somos más quienes quedamos seducidos por su dulzura, jugosidad y aroma. Su presencia en chutneys, salsas, ensaladas y postres ya no sorprende. Nosotras hoy hemos usado uno bien maduro para contrarrestar el sabor de un confit de pato. La combinación es un placer de dioses que no hubiera gustado a Buda porque era vegetariano.

RECETA

.
INGREDIENTES (para 2 personas)
  • Dos confits de pato.
  • Dos mangos.
  • Una vaina de vainilla.
  • Un poquito de mantequilla.

.
PREPARACIÓN
  1. Poner los confits en una fuente de horno y calentar.
  2. Pelar y cortar el mango en trocitos reservando unas láminas para adornar.
  3. Triturar con una batidora hasta conseguir un puré fino.
  4. Abrir la vaina de vainilla en sentido longitudinal con la punta de un cuchillo, sacar las semillas de la vainilla y añadirlas al puré de mango. En una cazuela pequeña poner a hervir el puré con la vainilla durante unos minutos sin parar de remover y reservar.
  5. Sacar el confit del horno y montar el plato poniendo en la base el puré de mango, encima el confit y adornar con las láminas de mango reservadas que habremos pasado ligeramente por una sartén untada con un poquito de mantequilla.
  6. Servir bien caliente.




14 comentarios:

  1. Perfecta y espectacular la presentacion de este confit, en el que no hay nada que objetar por que esta perfecta la receta. Besos Ana

    ResponderEliminar
  2. Pues porque era vegetariano..... este plato gusta a cualquiera, se ve delicioso!!
    Un saludo de las chicas de Cocinando con Las Chachas

    ResponderEliminar
  3. Madre mía nena!!! Espectacular!! Me encanta como lo has emplatado y por supuesto tiene que estar de vicio. Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  4. Pero qué buena pinta que tiene y nunca lo he probado así y con mango se ve de auténtico lujo.

    besos

    ResponderEliminar
  5. Vaya, eso de meditar debajo de un mango suena bien... aunque yo prefiero comérmelos, vale, no soy nada suave ni dulce diciendo eso pero... ¡están tan buenos!

    ResponderEliminar
  6. una receta muy buena de cara a las próximas fiestas ¡¡¡ besotes

    ResponderEliminar
  7. Una combinación de sabores deliciosa y una presentación de lujo.

    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  8. Facil y buena combinacion¡
    No sabia que el mango era originario de la India¡
    Buena semana

    ResponderEliminar
  9. Muy buena receta me encanta esta combinación ,yo siempre lo preparo con frambuesa , probare tu receta.
    Besos cris y laura

    ResponderEliminar
  10. Estupenda receta para una celebración especial y con una presentacion espectacular!! Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
  11. Una receta de lujo....exquisita!! Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  12. Ummmm, esta es mi receta para Navidad, me pirra el confit de pato, pero me lo reservo para estas fechas, así es más especial. Besos. Yolanda.

    ResponderEliminar