domingo, 8 de diciembre de 2013

GAMBAS AL AZAFRÁN


Lo bonito de comer gambas es chuparles la cabeza y a continuación hacer lo mismo con nuestros dedos. En un restaurante fino nos mirarían mal si hiciésemos eso, pero comer gambas y no disfrutar de este placer es como tirar la mitad del dinero que cuestan. Desde hace algunos años, para evitar escenas como ésta y ruidos extraños emitidos al sorber la cabeza de este crustáceo, algunos restaurantes han optado por darte la gamba pelada y dormida sobre una cucharita. Está bien, pero no es lo mismo. Vale, pero como estamos en Navidad hemos refinado nuestros modales y hemos sacado del armario esas cucharitas que el Amigo Invisible nos regaló el año pasado.
La gracia de estas gambas se la da el azafrán, pero el de verdad. No ese colorante que convierte algunos arroces en un sarpullido de granos con ictericia. El azafrán vale un congo. Si será caro que se le denomina el “oro rojo” y no porque provenga de Moscú, precisamente. El azafrán es una especia que se obtiene a partir de los estigmas de una flor. Se precisan 250 mil flores de azafrán para conseguir un kilo de “oro rojo”. Dos gramos me han costado nueve euros. Vaya, como me oiga un poli hablando en estos términos, me enchirona. ¡Que no, señor agente, que estoy hablando del azafrán! A lo que iba, que una vez hechas las fotos me he apresurado a recoger esas hebras que rodean las gambas para que no volasen a causa de una inesperada ventolera. Nueve euros, son nueve euros.


RECETA

.
INGREDIENTES
  • 600 g de gambas peladas (dejando el extremo de la cola)
  • Un sobre de azafrán (0,4 g)
  • Una cebolla (de unos 150 g).
  • 50 g de aceite de oliva.
  • Una cucharadita de harina de maíz (Maicena).
  • 1/2 taza de las de café de agua.
  • 25 g de vino blanco.
  • 20 g de coñac.
  • Una ramita de perejil (sólo las hojas).
  • Sal.
.
PREPARACIÓN
  1. Rallar la cebolla y reservar.
  2. Disolver la harina de maíz en media taza de agua fría y reservar.
  3. Poner el aceite en una sartén y cuando esté caliente rehogar la cebolla, dando vueltas y teniendo cuidado de que no llegue a dorarse.
  4. Añadir la harina de maíz disuelta en el agua y el azafrán y dejar hervir unos minutos.
  5. Agregar el vino y el coñac.
  6. Rectificar de sal, agregar las hojas de perejil y dejar hervir unos minutos, si la salsa quedara muy espesa añadir un poco de agua.
  7. Saltear las gambas y servirlas bien calientes.





32 comentarios:

  1. Mi abuela hacía una salsa muy parecida pero en vez de emplear maicena para espesarla le añadía almendra molida (que rehogaba un poco para que se tostase). Me chifla el azafrán, una pizca en la sopa, de pescado, de cocido, le da mucho gusto. Un beso: Sol.

    ResponderEliminar
  2. Tienen una pinta espectacular!!! Y con lo de la cabeza de las gambas, tenéis toda la razón :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. UMM QUÉ DELICIA DE CUCHARITAS!! ME LAS COMERÍA TODAS!!
    UN BESETE Y FELIZ SEMANA!!

    ResponderEliminar
  4. uhmmmm que plato mas rico
    yo dejaba bien limpias las cucharitas...
    deliciosa receta y muy bonita presentación
    me ha encantado esa salsita al azafran
    divinas estas gambas
    besosssssss

    ResponderEliminar
  5. Qué buena pinta!!!! Una aperitivo perfecto para estas navidades!
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Que aperitivo tan rico! Me encanta esa combinación de sabores...

    ResponderEliminar
  7. Lo primero de todo agradecerte tu visita. Vengo a cotillear un poco por aquí y me encuentro con estas gambas tan ricas!! Es cierto que el azafrán es caro... pero de vez en cuando, está bien darse un lujo.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Hola Ana. El azafrán es caro pero su sabor es inigualable así como el color natural que da a las comidas en las que se utiliza.
    Estas gambas, ya peladas para no poner en un compromiso jj, con esa salsa están para chuparse los dedos, aunque no esté bien visto jj. Deliciosas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. que delicia! y la presentacion fantastica!

    ResponderEliminar
  10. Qué sabor!! y la presencia perfecta. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  11. que bocado mas suculento tiene que ser este, tiene que estar riquisimo

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, me parto sobre la teoría de cómo comer y disfrutar las gambas!! Yo soy también de las que le encanta chuparse los dedos, uhmmmmmmm! Pero tienes razón, pongámonos "finos" y tengamos modales por una vez ;-)
    Una receta deliciosa y una presentación ideal!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. De verdad que es caro pero no es lo mismo, de color vale pero de sabor no es igual.
    Las cucharillas quedan ideales así que no protestaremos ;)
    Besazos.

    ResponderEliminar
  14. Lastima no poder robarte unas cucharillas, si fuese así no te dejamos no la muestra para las fotos tiene que estar de vicio besos

    ResponderEliminar
  15. El safrà de veritat és insubstituïble!!! Quines gambes més delicioses!!!

    ResponderEliminar
  16. Una cucharas muy apetecibles,tienen una pinta riquisima:-)!
    Besines

    ResponderEliminar
  17. Ciertamente es una delicia comer las gambas con sus cabecitas y haciendo ruido, pero también quedan buenas como las presentan hoy, espero que hayan recuperado hasta el último hilito de azafrán. En mi pueblo había sólo un almacén que tenía azafrán ¡y se guardaba en la caja fuerte! justamente por lo caro que es. Les dejo un beso y abrazo a cada una

    ResponderEliminar
  18. Resulta un aperitivo de lo más vistoso y estimulante; si iniciamos así la comida....estoy deseando saber qué vendrá después, jeje!

    Un beso

    María

    ResponderEliminar
  19. A mí me gustan así, peladitas y azafranadas y con el pan al lado, y doy fe de que eso cuesta el azafrán, si tienes suerte te lo ponen en un bote bonito bonito... Un besote.

    ResponderEliminar
  20. Olá Ana

    Gostei muito desta sugestão, as gambas devem estar fantásticas :-)

    Beijos
    http://www.pratocaseiro.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
  21. 9 euros son un pastón... pero qué ricos!!! :)
    Esas gambas se ven requete ricas... mira, yo no soy de chupar cabezas de gambas... me da yuyu... jajajaja
    besos

    ResponderEliminar
  22. que ricas las gambitas, me gustan de todas las maneras, así deben estar muy buenas
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Uy a mí me encantan las gambas pero chupar las cabezas me da repelús, así que me quedo con esta receta! La presentación es muy elegante y la salsita tiene que estar de muerrrrrrrrte....
    Besos!!

    ResponderEliminar
  24. ja,ja,ja...es verdad, uno de los placeres de comer camarones es justamente ese, darle una buena chupada a la cabeza y con las mismas ganas, a los dedos...!!!

    ResponderEliminar
  25. Aquí el corderito asado o las chuletillas se comen con las manos y no pasa nada jejejejeje. Las gambas aunque no estén con su rica cabecita para rechupetear se ven muy ricas. Besines.

    ResponderEliminar
  26. Si me las das preparadas de esta manera y presentadas tan bonitas puedo prescindir de chupar las cabezas... las prefiero asi. Te ha quedado un entrante muy elegante. Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
  27. ¡Me ha gustado mucho esta receta, la probaré!
    Gracias,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  28. Qué cosa más rica. Así peladitas son una gozada, aunque admito que soy de las que disfruta chuoando la cabeza y luego los dedos... Me quedo a seguirte! Un besote
    Elena

    http://mrmlada.blogspot.com

    ResponderEliminar
  29. Vaya lujazo de plato! Con esa manera de preparar las gambas no me cabe la menor duda de que estan buenisimas! Tienen una pinta 10. Besos!

    ResponderEliminar
  30. Dejare el ordenador encendido con esta receta a ver si me marido se anima y me la hace pq que pinta tan buena!

    ResponderEliminar
  31. Che meraviglia! Viene fame solo a guardarli! :-)
    Ciao :-)

    ResponderEliminar
  32. Buenísima idea estas cucharitas, deben estar de rechupete!!!
    Un abrazo de Las Chachas.

    ResponderEliminar