viernes, 29 de julio de 2016

MERMELADA DE ALBARICOQUE


En casa nos gusta desayunar en plan tranquilo, aunque hay días en que es imposible hacerlo por culpa de las obligaciones. También nos gusta hacerlo con mermeladas caseras. La de albaricoque es una de nuestra preferidas. Llevamos años haciéndola porque es una forma de aprovechar los albaricoques con que nos obsequia el árbol de esta especie que tenemos en el jardín, pese a que algún año nos castiga con su indiferencia y nos niega este fruto tan exquisito. Bueno, pues a pesar de haber hecho esta mermelada infinidad de veces, hasta hoy no nos hemos decidido a subir este post al blog.

Como sobre gustos no hay nada escrito, si preferís otra clase de mermeladas os invitamos a que echéis una ojeada a nuestro índice de recetas. Siempre encontraréis alguna que os seduzca.

RECETA

.
INGREDIENTES
  • 1 kg de albaricoques limpios y sin pepita.
  • 600 g de azúcar.
  • Una cucharada de vainilla.
  • El zumo de un limón.
  • Un sobre de agar-agar.

.
PREPARACIÓN
  1. Lavar y quitar la pepita de los albaricoques.
  2. Ponerlos en una cazuela junto con el azúcar y el zumo de limón; si es posible dejar macerar unas horas, de lo contrario se puede poner directamente a fuego lento.
  3. Dejar hervir una hora aproximadamente, entonces añadir la vainilla y el agar-agar y dejar hervir diez minutos más.
  4. Esterilizar las tapas de los botes hirviéndolas diez minutos y dejar escurrir sobre papel de cocina.
  5. Cuando la mermelada esté templada llenar los botes de cristal, cerrar bien y meter en la olla expres cubiertos de agua.
  6. Hervirlos diez minutos.
.
CONSEJO
    Esta es la proporción de fruta y azúcar para una correcta conservación. Teniendo en cuenta que nuestros albaricoques eran muy dulces hemos rebajado ligeramente la proporción de azúcar.





sábado, 23 de julio de 2016

HELADO DE CHOCOLATE


La tenía pegada a mis faldas. No me dejaba ni a sol ni a sombra. Era como un perrito faldero que pone ojos tristes para conseguir algo, y ese algo era que le hiciese un helado de chocolate. Me recriminaba que había hecho helados de Vainilla, de Leche merengada, de Frutos del bosque, de Crema de limón y canela, pero que no había hecho el no va más de los helados: el de chocolate que, en definitiva, era el único que le gustaba. En casa, la mitad de la familia es chocolate adicta y la otra mitad, ni fu ni fa. Los chocolate adictos de mi familia tienen un poder sobre el resto: entienden de informática y cuando surge un problema los del “ni fu ni fa” tenemos que recurrir a ellos y entonces aparece el chantaje. Os lo solucionamos si nos hacéis un postre que lleve chocolate. A tenor de la cantidad de recetas del blog que tienen el chocolate como ingrediente principal, o el ordenador es un cacharro o hay una mano negra que se dedica a boicotearnos. Una ya no sabe qué pensar. Total que para “enfriar” la situación ahí va el no va más de los helados. 

RECETA

.
INGREDIENTES
  • 250 ml de leche semi o entera.
  • 250 ml de nata líquida para montar.
  • 90 g de azúcar.
  • 1 huevo.
  • 30 g de cacao puro en polvo desgrasado Valor.
  • 75 g de chocolate negro (mínimo 60%).
  • Unas gotas de esencia de vainilla.
  • 2 cucharadas de azúcar invertido (opcional).

.
PREPARACIÓN
  1. Calentar en un cazo la leche y la nata líquida.
  2. Cuando comience a coger temperatura, añadir el cacao en polvo y disolverlo con unas varillas.
  3. A continuación añadir el chocolate negro troceado, la pizca de sal y la esencia de vainilla. Mezclar bien hasta su total disolución y dejar a fuego suave unos minutos.
  4. En un cuenco batir el  huevo con el azúcar hasta conseguir una mezcla blanquecina. Agregar a la mezcla anterior y poner a fuego suave sin dejar de remover, hasta que espese. No dejéis que llegue a hervir, ya que podría cortarse.
  5. Retirar  del fuego, añadir las dos cucharadas de azúcar invertido y dejar templar antes de meter en la nevera un mínimo de 4 horas.
  6. Transcurrido este tiempo, ponemos la mezcla en la heladora siguiendo las instrucciones de la misma.
  7. Si no se dispone de heladora, meter en el congelador durante 3 o 4 horas, removiendo cada 30 minutos con unas varillas eléctricas.