domingo, 28 de agosto de 2016

FLORES DE MANZANA


Luis II reinó en Baviera durante la segunda mitad del siglo XIX. Tuvo una personalidad melancólica (hoy diríamos depresiva) y excéntrica que le hizo ser conocido como el “rey loco”. Enamorado del pasado, construyó el palacio de Neuschwanstein a la manera de los castillos medievales. Allí residió en soledad sintiéndose identificado con algunos de los caballeros protagonistas de las operas de Richard Wagner, de quien fue mecenas y protector. Sus construcciones y personalidad sorprenden a muchos de los turistas que durante el verano viajan por la región, como nosotras este año.  
Para poder visitar con calma su precioso castillo decidimos alojarnos en la cercana localidad de Schwangau donde nos recomendaron un pequeño restaurante bávaro para cenar. El menú tenía como postre una rosa de manzana y hojaldre, tan bonita que no resistimos la tentación de preguntar a la camarera por la forma en que estaba hecha. Siguiendo sus instrucciones hemos realizado las que ahora os presentamos. Es un postre que ningún rey rechazaría, por muy loco que estuviera. 

RECETA

.
INGREDIENTES

 
.
PREPARACIÓN
  1. Cortar las manzanas en mitades de forma vertical. Quitar el corazón de las manzanas y cortarlas en láminas finas con ayuda de una mandolina.
  2. Poner las láminas de manzana en un bol cubiertas de agua y del zumo del limón, para que no se oxiden. Meter en el microondas durante unos 3 minutos a la máxima potencia. Escurrir, dejar enfriar y reservar.


  3. Estirar el hojaldre con un rodillo y cortarlo en tiras de unos 6 centímetros de ancho.


  4. Poner en la parte central de cada tira de hojaldre una línea de mermelada de albaricoque (si la mermelada que utilizáis es muy espesa, se debe añadir un poquito de agua, y mezclar bien. Poner 1 minuto en el microondas facilita la mezcla, aunque hay que dejarla enfriar luego).
  5. Colocar las láminas de manzana en fila sobre uno de los lados de la lámina de hojaldre, superponiendo una sobre otra y con la piel roja hacia el exterior. Intenta que sobresalgan un poquito para que la rosa quede más bonita.


  6. Luego, doblar la tira de hojaldre cubriendo en parte las láminas de manzana y dejando la mermelada en la zona más interna.
  7. Enroscar la tira de hojaldre desde uno de sus extremos para conseguir la forma de la flor.


  8. Poner mantequilla o spray antiadherente en un molde de magdalenas rígido o en un molde de silicona (también puede usarse un molde rígido con moldes individuales de silicona en cada uno de los huecos) y colocar las flores dentro.


  9. Pincelar la parte superior con huevo batido o mermelada de albaricoque para que brillen y meter en el horno precalentado a 180º durante 35 o 40 minutos aproximadamente, es importante que el hojaldre de dentro quede bien hecho.
  10. Desmoldar, dejando enfriar las  flores sobre una rejilla.






lunes, 22 de agosto de 2016

PISTO


El pisto es una amalgama de hortalizas sabiamente combinada. Sus orígenes hay que buscarlos en la cocina árabe. Antiguamente este plato sólo llevaba cebolla y berenjena. Las primeras referencias al pisto manchego hablan de estos ingredientes más el ajo. Pero con los productos que llegaron de América tras el Descubrimiento, toda la cocina occidental evolucionó y el pisto no fue una excepción. Se incorporó el tomate, el calabacín y el pimiento. Podríamos decir que el pisto se “americanizó”. Éste es un plato sencillo pero que sigue evolucionando. Cada rincón de la Península Ibérica tiene su propia receta para hacer el pisto. Nosotras nos hemos inclinado por ésta que excluye la berenjena pero que incorpora unos dados de patatas fritas como acompañamiento.

RECETA

.
INGREDIENTES
  • 1 Kg y ½ de calabacines.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 cebolla.
  • Tomate frito (preferiblemente casero).
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • 2 Huevos.

.
PREPARACIÓN
  1. En una cazuela amplia echar un buen chorro de aceite de oliva. Cuando esté caliente añadir la cebolla y el pimiento rojo, cortados en cuadraditos. Dejar rehogar a fuego lento durante diez minutos.
  2. Añadir los calabacines cortados también en cuadraditos, añadir la sal y remover para mezclar los ingredientes. Dejar a fuego lento hasta que el calabacín esté blandito.
  3. Cuando las verduras estén blandas, colarlas para que suelten todo el jugo y el pisto no quede aguado.
  4. Volver a poner las verduras en la cazuela, añadir salsa de tomate frito y dos huevos batidos. Remover hasta que cuajen.
  5. Se puede servir acompañado de patatas fritas en dados.