lunes, 25 de agosto de 2014

PASTA PACCHERI CON TOMATE Y CHORIZO


Hubo un tiempo, afortunadamente ya lejano, en que la Historia se estudiaba a base de aprenderse de memoria listas interminables de reyes o dinastías reales. Una de estas listas era la temida, terrible, lista de los Reyes Godos. Eran treinta y tres nombres raros, pero que muy raros que había que decir de corrido y en orden cronológico. Empezaba con Ataúlfo, Sigerico, Welia, Teodorico, Turismundo, Alarico, y entre medio había un Recaredo, Wamba, y acababa con Rodrigo. Decían que aprenderse la lista de los Reyes Godos estimulaba la memoria. ¡Y un cuerno! Lo que estimulaba era el miedo atroz por no sabérsela y sufrir un castigo por ello.
No sabemos si en las escuelas italianas el equivalente a la lista de los Reyes Godos es la gran variedad de tipos de pasta que tiene su cocina, pero enumerarlos sería un buen ejercicio memorístico. Hay infinidad. Ahí va una muestra: spaghetti, linguine, bucatini, fusilli lunghi, capello d’Angelo, tagliatelle, pappardelle, fettuccine, penne, maccheroni, rigatoni, farfalle, gnocchi, tortellini, lasagne, cannelloni, raviolini, ruote di carro….y paccheri. Ahí queríamos llegar, a los paccheri, que son unos cilindros grandes de pasta de trigo duro aptos para ser rellanados con verduras, carnes, mariscos o quesos. Son buenos de cualquier manera. Nosotras hemos optado por ponerles tomate casero frito, cebolla, pimiento y chorizo ahumado y un poco picante, gentileza de la empresa leonesa Embutidos Entrepeñas. Un plato memorable y no la lista de los godos.


RECETA

.
INGREDIENTES (para dos personas)
  • 150 g de pasta paccheri.
  • 5 tomates maduros.
  • 150 g de chorizo.
  • 1 cebolla.
  • Medio pimiento rojo.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • Unas ramitas de orégano fresco.
  • Una guindilla.
  • Sal.
.
PREPARACIÓN
  1. Poner el aceite en una sartén y sofreír la cebolla y el medio pimiento cortado en trozos pequeños.
  2. Añadir los tomates, pelados y cortados a trozos, y un poquito de sal y dejar hasta que el tomate esté frito (se puede usar tomate frito casero).
  3. Añadir la guindilla sin pepitas y cortada muy pequeña y por último agregar el chorizo también cortado en pequeños trozos y reservar.
  4. Poner en una cazuela agua con sal (por cada litro de agua 10 g de sal). Cuando rompa a hervir echar los Paccheri y dejar que hierva el tiempo recomendado en el paquete. Mejor que queden al dente y así no se nos romperán y será más fácil rellenarlos.
  5. Pasado el tiempo, escurrir y pasar por agua fría para que no se peguen entre sí.
  6. Colocar parte de la salsa en el fondo de la fuente o bandeja y encima poner los paccheri en forma vertical y rellenar.
  7. Poner por encima el orégano cortado, o en su lugar albahaca u otra hierba aromática.





martes, 19 de agosto de 2014

GALETTE DE CIRUELAS MORADAS


La galette más famosa de Francia no está en la Bretaña sino en Paris, exactamente en el corazón mismo de Montmartre. Nos referimos a “Le Moulin de la Galette”, famosa sala de baile frecuentada en su día por la flor y nata de la bohemia de principios del siglo XX e inmortalizada por Renoir, Van Gogh, Toulouse-Lautrec y Ramón Casas.  Las otras galettes, las tortas rellenas que se comen, sí tienen su origen en la Bretaña. Para su elaboración se utiliza harina de trigo sarraceno, el “blè noir” francés, y suelen rellenarse con ingredientes salados. Nosotras nos hemos saltado todas las normas y en lugar de harina de trigo sarraceno hemos puesto la harina que teníamos a mano, la de toda la vida, razón por la cual entonamos un sentido “mea culpa”. La cosa no acaba aquí. Hemos hecho una galette dulce, con  ciruelas y almendras. Segundo pecado que los muy puristas no nos perdonarán y por el que prometemos hacer penitencia, pero no ayuno porque esta galette nos ha salido de rechupete. 

RECETA

.
INGREDIENTES
  • 210 g de harina de trigo.
  • 100 g de mantequilla fría cortada a dados.
  • 50 g de azúcar.
  • Ralladura de una naranja.
  • Un huevo ligeramente batido.
  • Una pizca de sal.

    PARA EL RELLENO:
  • 50 g de azúcar.
  • 2 cucharadas de maizena (harina de maíz).
  • Una cucharada de zumo de limón.
  • 2 cucharadas de azúcar moreno para espolvorear sobre la fruta.
  • 400 g de ciruelas moradas cortadas por la mitad y sin pepita. (Si son muy grandes cortar a gajos).
  • Una cucharadita de canela (opcional).
  • 50 g de almendras sin tostar.
  • Azúcar glas para espolvorear por encima de la galette una vez fría.

.
PREPARACIÓN
  1. Poner en un bol la harina tamizada, el azúcar, la  sal y la ralladura de naranja y mezclar.
  2. Añadir la mantequilla bien fría y cortada a dados y mezclar con los dedos hasta que quede una masa arenosa, añadir el huevo ligeramente batido y seguir mezclando hasta que quede todo unido, teniendo en cuenta que esta masa no se ha de manipular mucho.
  3. Envolver en papel film y dejar reposar en la nevera como mínimo una hora.
  4. Poner  la masa sobre dos pliegos de papel de hornear y extender con un rodillo dándole forma redonda.
  5. Volver a meter la masa en el frigorífico hasta que vuelva a enfriarse y endurezca.
  6. Mientras, lavar y cortar las ciruelas por la mitad, quitar la pepita y poner a macerar junto con el azúcar, la maizena, el zumo de limón y la canela.
  7. Poner la masa sobre el papel de hornear en una bandeja de horno y colocar la fruta y las almendras dejando un margen de unos cinco centímetros.
  8. Doblar los bordes  con la ayuda del papel de manera que cubra parte de la fruta.
  9. Pincelar los bordes con huevo batido, espolvorear  el azúcar moreno sobre la fruta y meter en horno precalentado (con aire)  25 minutos a 180 º (hasta que la masa esté dorada).
  10. Una vez fuera del horno poner sobre una rejilla, pero sin quitar el papel porque es una masa quebradiza y se rompería.
.
CONSEJOS
La masa puede estar reposando toda una noche.
La maizena absorbe el líquido que la fruta suelta al ser horneada y evita que la base se ablande.