jueves, 20 de noviembre de 2014

COPA DE CREMA, CAQUI Y GRANADA


Es delicado, jugoso, de color llamativo, constreñido en una finísima piel que se abre con tan sólo mirarla. Hay que mimarlo y llevarlo del mercado a la cocina entre algodones para que su carne no se desborde a causa de un simple rasguño. Y es el gran olvidado de los fogones. Nos referimos al caqui de la variedad Rojo Brillante, que llega a nuestros mercados en sus formas “Classic” o “Persimón”. En el caso del caqui rojo “classic” (que es el que hemos utilizado para este postre) el fruto es supermaduro, blando, y conviene comerlo con cucharita; mientras que el caqui “Persimón” tiene una piel y una pulpa mucho más compactas, hay que pelarlo como si fuera una manzana porque se recolecta semi maduro y tiene que ser sometido a un tratamiento especial para hacerlo comestible porque es muy astringente. Gracias a la sabiduría popular el caqui también recibe el nombre de palo santo porque es un fruto que madura a principios de noviembre, aproximadamente por la festividad de Todos los Santos. Se dice que su origen hay que buscarlo en Extremo Oriente, en China o Japón, donde se cultiva desde el siglo VIII y que llegó a la cuenca mediterránea a mediados del siglo XX.

En esta copa hemos reunido dos frutos típicos del otoño: la granada y el caqui, que junto a una base de crema conforman un postre extraordinario.


RECETA

.
INGREDIENTES (para 6 vasitos)
  • ½ litro de leche.
  • 3 yemas de huevo.
  • 30 g de maicena.
  • 90 g de azúcar.
  • Una cucharadita de esencia de vainilla.
    PARA DECORAR:
  • 2 caquis.
  • Granada.
.
PREPARACIÓN TRADICIONAL
  1. Poner a calentar la leche reservando medio vaso para disolver la maicena.
  2. Batir las yemas de huevo con el azúcar y añadir la leche con la maicena.
  3. Cuando rompa a hervir la leche retirar del fuego e incorporar la mezcla anterior batiendo enérgicamente con unas varillas.
  4. Volver a poner la mezcla a fuego lento dando vueltas constantemente hasta que espese.
  5. Servir en copas y una vez frío meter en la nevera.
  6. Cuando esté completamente frío cubrir la crema con el caqui y unos granos de granada.

.
PREPARACIÓN CON THERMOMIX
  1. Poner en el vaso todos los ingredientes de la crema y mezclar unos segundos en velocidad 5.
  2. Programar  9 minutos a 90 º velocidad 4.
  3. Servir en copas y una vez frío meter en la nevera.
  4. Cuando esté completamente frío cubrir la crema con el caqui y unos granos de granada.




domingo, 16 de noviembre de 2014

CONFIT DE PATO CON PURÉ DE MANGO AROMATIZADO CON VAINILLA


Cuentan que Siddharta Gautama, más conocido como Buda, solía meditar bajo la sombra de un árbol de mango, pues ponía la dulzura de su fruto como ejemplo de lo que debe ser nuestra vida. Se dice que, en cierta ocasión, un grupo de seguidores de Buda le pidió por tres veces consecutivas un mensaje de espiritualidad, y por tres veces obtuvieron como respuesta el silencio del maestro que sostenía en sus manos una de esas frutas. Ante la sorpresa de éstos, Buda les dijo que el secreto de la espiritualidad consistía en ser tan dulces como ella en los gestos, las palabras y las acciones.
Después de lo dicho, es fácil deducir que el mango es una fruta que tiene su origen en la India donde es considerada un fruto sagrado, cargado de simbolismo. Su cultivo pasó de la India a China y en el siglo XVII los colonizadores portugueses lo llevaron, primero, a África y luego a Brasil. Posteriormente pasó a México y Estados Unidos, siempre buscando el clima adecuado, hasta que llegó al sur de España, concretamente a Granada donde hay una empresa, “CampoTropical“, que se dedica al cultivo y comercialización de mangos, aguacates y chirimoyas.
De esa manera el mango ha ido entrado lentamente en nuestra cocina, y cada vez somos más quienes quedamos seducidos por su dulzura, jugosidad y aroma. Su presencia en chutneys, salsas, ensaladas y postres ya no sorprende. Nosotras hoy hemos usado uno bien maduro para contrarrestar el sabor de un confit de pato. La combinación es un placer de dioses que no hubiera gustado a Buda porque era vegetariano.

RECETA

.
INGREDIENTES (para 2 personas)
  • Dos confits de pato.
  • Dos mangos.
  • Una vaina de vainilla.
  • Un poquito de mantequilla.

.
PREPARACIÓN
  1. Poner los confits en una fuente de horno y calentar.
  2. Pelar y cortar el mango en trocitos reservando unas láminas para adornar.
  3. Triturar con una batidora hasta conseguir un puré fino.
  4. Abrir la vaina de vainilla en sentido longitudinal con la punta de un cuchillo, sacar las semillas de la vainilla y añadirlas al puré de mango. En una cazuela pequeña poner a hervir el puré con la vainilla durante unos minutos sin parar de remover y reservar.
  5. Sacar el confit del horno y montar el plato poniendo en la base el puré de mango, encima el confit y adornar con las láminas de mango reservadas que habremos pasado ligeramente por una sartén untada con un poquito de mantequilla.
  6. Servir bien caliente.