viernes, 24 de junio de 2016

BUNDT CAKE DE FRESAS Y CHOCOLATE BLANCO


Desde hace unos años, en nuestro país, hay una verdadera fiebre “bundt”. Es consecuencia de una especie de virus gastronómico que procede de Estados Unidos donde apareció a principios del siglo pasado, pero que experimentó una virulencia extraordinaria en la década de los 50 y los 60 cuando al fabricante de utensilios de cocina  de la marca Nordic Ware se le ocurrió sustituir los moldes originales de cerámica típicos de Europa Central por unos  de aluminio en forma de anillo o corona y con multitud de recovecos. Se los quitaban de las manos. Había nacido, o mejor dicho se había popularizado el “bundt cake” que hoy conocemos. Una de las características de los “bundt cakes” es que todos pueden ser distintos en cuanto a su receta y sabor, aunque tienen el denominador común de su forma, que le viene dada por el molde. El “bundt cake” no deja de ser un bizcocho alto, volcánico, y reconocible al momento.

Como para todo hay un día, alguien estableció que el Día del Bundt sería el 15 de noviembre. Ya sabéis, tenéis tiempo, pues, para ir probando sabores y recetas y de esta forma  poder celebrar debidamente tan señalada jornada.


RECETA

.
INGREDIENTES
  • 250 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 250 g de azúcar.
  • 5 huevos a temperatura ambiente.
  • 350 g de harina de trigo.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo.
  • 1 cucharadita de bicarbonato.
  • Una pizca de sal.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 100 g de fresas deshidratadas.
  • 200 ml de buttermilk.
  • Mantequilla o spray especial para untar el molde.

    PARA EL GLASEADO
  • 100 g de chocolate blanco de cobertura.
  • Fresas liofilizadas (opcional).

.
PREPARACIÓN
  1. Encender el horno a 180 º.
  2. Cortar las fresas deshidratas  y reservar.
  3. Tamizar la harina junto con la levadura, la sal y el bicarbonato sódico.
  4. Batir la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina (con robot, varillas eléctricas o a mano)
  5. Añadir los huevos uno a uno sin dejar de batir; no añadir el siguiente hasta que no esté bien integrado el anterior.
  6. Agregar la esencia de vainilla y mezclar.
  7. Añadir parte de la harina intercalándola con parte del buttermilk o leche agria hasta finalizar con la harina.
  8. Untar el molde con mantequilla o spray y poner parte de la masa en el molde, repartir la mitad  de las fresas, añadir el resto de la masa y agregar las fresas restantes.
  9. Poner un paño de cocina sobre la mesa de trabajo y golpear el molde encima para que salgan las posibles burbujas de aire.
  10. Hornear unos 45 o 50 minutos a 180º. Comprobar si está hecho introduciendo una aguja o brocheta, debe salir limpia.
  11. Sacar del horno y dejar sobre una rejilla, pero no desmoldar hasta pasados diez minutos.
  12. Desmoldar sobre la rejilla y dejar enfriar.
  13. Una vez frío, fundir el chocolate al baño María o en microondas en tiempos cortos para que no se queme y una vez disuelto poner sobre el bundt cake. Si adornamos con fresas liofilizadas, echarlas antes de que el chocolate se enfríe para que queden pegadas.





miércoles, 15 de junio de 2016

OREJONES CON FOIE


Hemos pasado unos días en el Périgord, la región francesa donde los derivados del pato y la oca son los productos estrella. Probar todas las variedades de platos que se pueden hacer con estos productos (sea foie, mi-cuit, confit de pato, magret, rillettes…) es una locura que puede dispararte el colesterol. Pero una piensa que una semana es una semana y que queda todo un año por delante para controlarse. Pues bien, uno de estos días callejeando por el casco antiguo de Périgueux, capital del Périgord Blanc, nos topamos con una tienda de productos regionales dedicada a sus majestades el pato y la oca, cosa nada original por cierto, porque toda la región vive prácticamente de este monocultivo. Lo que nos llamó la atención fue un puestecito a la entrada del local en donde vendían bolas de foie recubiertas de frutas, probamos varias y fue la de orejones la que más nos gustó. El producto era buenísimo; la presentación podría mejorarse teniendo en cuenta el precio de cada  “boulette”. Pero nos quedamos con la copla y nos dijimos: éso vamos a intentar mejorarlo y tendremos un aperitivo de lujo con una sencilla elaboración.


RECETA

.
INGREDIENTES
  • Orejones.
  • Foie.
  • Almíbar TPT.
  • Tostadas.
    PARA EL EFECTO ARENA VOLCÁNICA
  • 2 botes de aceitunas negras sin hueso.

.
PREPARACIÓN
  1. Abrir los orejones por la mitad e hidratar en el almíbar unas dos horas. Se pueden dejar toda la noche en la nevera.
  2. Sobre un trozo de papel film colocar los orejones escurridos haciendo un círculo.
  3. Dentro del círculo poner una cucharada de foie bien frío. Unir los extremos del papel film y formar una bola. Repetir el proceso tantas veces como bolas queramos hacer.
  4. Guardar en la nevera hasta el momento de emplatar.

  PREPARACIÓN EFECTO ARENA VOLCÁNICA
  1. Escurrir las aceitunas, secar con papel de cocina, partir por la mitad y meter en la deshidratadora.
  2. En caso de no tener la máquina para tal fin, meter en el horno a 70 grados de dos a tres horas, hasta que las aceitunas estén secas.
  3. Dejar enfriar bien  y no triturar demasiado; ha de quedar granulado.
  4. Emplatar con un poquito de arena de aceitunas y encima los orejones.
  5. Acompañar con unas tostadas.
.
CONSEJO
Con un bote de aceitunas es suficiente para esta receta, pero, ya que nos ponemos, podemos hacer más y lo que sobre lo guardaremos en un bote bien cerrado en la nevera para utilizar en otros platos, ensaladas, pasta, canapés.