jueves, 18 de septiembre de 2014

MERMELADA DE UVAS ROJAS Y VINO


Hoy os proponemos una receta como mínimo poco habitual. Puesto que no sabemos hacer vino, cosa que dejamos a las grandes bodegas que hay en nuestro país, nos hemos inclinado por hacer mermelada de uvas y vino. Lo primero que hay que tener en cuenta es que no vale uno cualquiera. Desterrad los tetra-bricks. Si el vino es bueno o medianamente bueno, el resultado final será mucho mejor. Ahora que están de moda los cursillos de  cata y tanta gente se las da de entendida en la materia, podéis proponer una cata de mermelada de este tipo para ver quién acierta con la uva utilizada y su zona de procedencia. Una advertencia: el alcohol se consumirá durante la cocción, por consiguiente no temáis acabar por el suelo en plan botellón del sábado noche. Y si tomáis esta mermelada para desayunar no daréis tumbos por la calle. Una sugerencia: esta mermelada también puede servir para acompañar quesos y foies. 

RECETA

.
INGREDIENTES
  • 500 gr de uvas rojas con piel pero sin pepitas.
  • ½ litro de vino.
  • 600 g de azúcar.
  • el zumo de un limón.
  •  ½ palito de canela.
  • 20 g de pectina.

.
PREPARACIÓN
  1. En un bol mezclar el azúcar con la pectina y reservar.
  2. Preparar las uvas, quitando todas las pepitas y ponerlas en un cazo a fuego suave junto con el vino, el zumo de limón y la ramita de canela, revolviendo de cuando en cuando.
  3. Cuando lleve unos 20 minutos y la fruta está bien deshecha, pasar brevemente la batidora para que los hollejos de la uva queden triturados. No es conveniente utilizar mucho tiempo la batidora para que la mermelada mantenga una textura media.
  4. Añadir el contenido del bol del azúcar a la mermelada, revolviendo intensamente.
  5. Cuando el azúcar esté bien disuelto, subir la temperatura para que la pectina gelifique y hervir unos 5-10 minutos más.
  6. Desespumar si es necesario, dejar enfriar, envasar en botes de cristal y esterilizar.

.
CONSEJO
    Tras varias pruebas os aconsejamos dejar enfriar la mermelada antes de pasar a los botes para su esterilización porque hemos observado que la gelificación es mejor.




viernes, 12 de septiembre de 2014

MUFFINS DE MORAS SILVESTRES


Un buen día se reunieron las magdalenas, los muffins y los cupcakes y decidieron repartirse el pastel. Tenían un montón de años por delante para hacer negocio antes de que llegase la “ley seca” impuesta a golpe de metralleta lanza píldoras anticolesterol por los Elliott Ness de la medicina, más concretamente por la brigada de cardiólogos del departamento de Sanidad. Los mafiosos del dulce se repartieron el mundo. Las magdalenas se quedarían en Francia. Los muffins, genuinamente británicos, permanecerían en las islas. Y los cupcakes, aunque procedentes de Inglaterra, inundarían Estados Unidos. En teoría había mercado para todos, pero la avaricia es mala consejera y pronto llegaron las hostilidades entre la familia. Las magdalenas henchidas de “grandeur” conquistaron a sus vecinos españoles. Los muffins viajaron a las colonias británicas. Y los cupcakes montaron un desembarco en todo el mundo mundial muy al estilo hollywood que mosqueó a los demás. Para mantener el “statu quo” y guardar las distancias introdujeron en sus pastelitos ciertas diferencias. Así, los muffins  llevan trozos de fruta o chocolate en su interior. Los cupcakes siempre lucen una decoración colorista y ostentosa para hacer patente su poderío, mientras que las magdalenas  y los muffins son la modestia personificada. Los muffins pueden ser dulces o salados, las magdalenas siempre son dulces aunque admiten sabores diversos, y los cupcakes que han llegado hasta nosotros son superdulces y están coronados  con toppings y una crema de mantequilla con más colores que el arco iris. Son la tentación personificada. Dado que ya habíamos hecho magdalenas, hoy hemos cocinado unos muffins. 


RECETA

.
INGREDIENTES (para 12 muffins)
  • 250 g de moras silvestres.
  • 100 g de mantequilla.
  • 250 g de harina de repostería.
  • 220 ml de leche.
  • 1 huevo.
  • Una cucharadita de levadura en polvo.
  • 220 g de azúcar.
  • ½ cucharadita de esencia de vainilla.
  • Una pizca de sal.
  • Tulipas de papel.

.
PREPARACIÓN
  1. Lavar las moras y dejar escurrir.
  2. Batir la mantequilla, la leche y el huevo a temperatura ambiente y añadir la esencia de vainilla.
  3. Tamizar  la harina y mezclar con el resto de elementos secos, levadura y azúcar.
  4. Mezclar los elementos líquidos con los sólidos con una espátula sin batir excesivamente. Añadir  las moras y mezclar.
  5. Poner las tulipas de papel sobre un molde de muffins o de magdalenas y echar la mezcla en ellas, procurando poner la misma cantidad en cada una.
  6. Meter en el horno precalentado a 180º durante 30 minutos aproximadamente.

.
CONSEJOS
    No conviene que la mezcla se bata excesivamente por eso es preferible mezclar con una espátula.
    A diferencia de las magdalenas, esta masa no necesita reposar en la nevera, se hornea una vez preparada.
    Una vez sacados los muffins del horno dejar enfriar unos minutos y  pasarlos a una rejilla para evitar que la base quede húmeda.
    Las tulipas se pueden comprar o hacer en casa con papel de horno. Para ello, cortar cuadrados de 16 cm de lado, colocar estos sobre el molde de muffins y presionar con un vaso de la misma medida del molde  e ir haciendo los pliegues.