martes, 28 de marzo de 2017

PLUM CAKE DE FRUTAS ESCARCHADAS


¡Alucina vecina! He buscado información en Google sobre el origen del plum cake, sobre su historia, vamos, y he encontrado una que, de ser verdad, es lo más loco que he oído en mi vida. Resulta que un tipo de Pompeya llamado Giovanni Plum estaba horneando un bizcocho cuando al volcán Vesubio le dio por entrar en erupción. Giovanni salió de casa por piernas llevando el bizcocho en las manos y hete aquí que unos fragmentos de lava impactaron en una frutería y que unos trozos de fruta fueron a incrustarse en el bizcocho respetando, eso sí, la integridad física del bueno de Giovanni quién para celebrarlo se zampó el pastel mejorado por la madre Naturaleza y por la diosa Fortuna. Eso dice la leyenda –no me atrevo a llamarla Historia- de cómo se inventó el plum cake de frutas. ¡Raro de narices! Yo siempre había creído que ese bizcocho era un invento inglés y ahora resulta que es de un italiano que lo más inglés que tiene es su apellido, Plum, que quiere decir “ciruela”. Eso es querer hacernos comulgar con ruedas de molino y yo, francamente, prefiero comerme este bizcocho que tiene poco de explosivo y mucho de extraordinario.

RECETA

.
INGREDIENTES
  • 3 huevos.
  • 150 g de harina.
  • 110 g de azúcar.
  • Un poquito de azúcar glas para espolvorear por encima una vez horneado.
  • 1 sobre de levadura royal.
  • Una pizca de sal.
  • La ralladura de la piel de un limón (evitando la parte blanca).
  • 150  g de frutas escarchadas cortadas en trocitos.
  • 60 g de uvas pasas sin pepitas.
  • Media taza de las de café de ron para macerar las uvas.
  • 2 cucharaditas de vainilla.
  • 1 cucharadita de agua de azahar.
.
PREPARACIÓN
  1. Precalentar el horno  a 180 grados.
  2. Poner las uvas pasas a hidratar con el ron y reservar.
  3. Rallar la piel del  limón evitando poner la parte blanca y juntar con el azúcar.
  4. Batir los huevos y añadir el azúcar con la ralladura.
  5. Agregar las uvas con el ron, la vainilla y el agua de azahar y mezclar.
  6. Deshacer la mantequilla en el microondas y una vez deshecho incorporar  las frutas troceadas, mezclar y añadir a la mezcla anterior.
  7. Mezclar la harina, con la levadura y la sal y tamizar, para ir incorporándolo lentamente mientras mezclamos con una espátula.
  8. Untar un molde de plum cake con mantequilla o spray.
  9. Bajar la temperatura del horno a 170 grados  e introducir el plum cake durante 30 minutos.
  10. Pasado ese tiempo abrir el horno rápidamente y hacer un corte con un cuchillo de manera transversal para controlar la subida del pastel y que no se abra de manera descontrolada.
  11. Dejar  15 minutos más  y comprobar  si está bien hecho su interior pinchando con una aguja o brocheta.
  12. Dejar enfriar sobre una rejilla y una vez frío espolvorear con azúcar glas.





martes, 21 de marzo de 2017

MERMELADA DE VIOLETAS


“Quién le escribía versos dime quién era / Quién le mandaba flores por primavera / Quién cada nueve de noviembre / Como siempre sin tarjeta / Le mandaba un ramito de violetas”. Esta receta es un doble homenaje: a la cantante y compositora Cecilia (1948-1976) que nos dejó canciones inolvidables y siempre actuales como este “Ramito de violetas” del año 1974; y a Montse, amiga bloggera de “LA CUINA DE MUSSOLA" que nos dio la idea de esta mermelada que disfruta haciendo cuando empieza el tiempo primaveral en su amada Cerdanya.

La mermelada de violetas silvestres es muy aromática y perfumada. Se puede comer simplemente sobre una tostada de pan, pero quizás sea más adecuado usarla para hacer helados o para cubrir o rellenar pasteles. 

RECETA

.
INGREDIENTES
  • Un vaso de pétalos de violetas.
  • Un vaso de agua.
  • 1 cucharadita y media de agar agar.
  • ¾ de vaso de azúcar.
  • Unas gotas de zumo de limón.
  • 2 cucharadas de pasta de violeta.

.
PREPARACIÓN
  1. Lavar y escurrir las violetas.
  2. Macerar durante media hora los pétalos con el azúcar.
  3. En una cazuela poner el agua, el zumo de limón y los pétalos con el azúcar y dejar hervir unos 25 minutos.
  4. Añadir el agar agar a través de un colador fino para que no se formen grumos.
  5. Dejar hervir otros diez minutos más.
  6. Añadir las cucharadas de pasta de violeta y triturar.