domingo, 28 de mayo de 2017

CLAFOUTIS DE CEREZAS


Me gustaba colgarme cerezas a modo de pendientes. En mi niñez era todo un símbolo de elegancia y el anuncio de la llegada del verano y, claro está, de las vacaciones en el pueblo. Con el paso de los años, comprobé que también me gustaba ir a coger las cerezas del árbol. Me subía a él con un cesto en el brazo y de cada cuatro cerezas que cortaba sólo caían al cesto dos o tres, y cuando me preguntaban si había muchas apenas podía contestar porque con la boca llena sólo emitía sonidos guturales y ninguna palabra inteligible. Este año mis cerezos vuelven a estar cargados. He llenado algunos cestos pese a seguir comiéndolas a pie de árbol. Con las cerezas ocurre un fenómeno paranormal: nunca llegas a la última porque siempre piensas que la siguiente será la mejor. Repasando el blogg he visto que me faltaba hacer el postre de cerezas por excelencia, el clafoutis.  Ahí os lo dejo para que lo disfrutéis.

RECETA

.
INGREDIENTES
  • 400 g de cerezas bien maduras y sin hueso.
  • 3 huevos.
  • 100 g de azúcar.
  • 60 g de mantequilla más la que necesitemos para untar el molde.
  • 50 g de harina.
  • 50 g de almendra molida.
  • 300 ml de leche.
  • 1 cucharada de vainilla.
  • Azúcar glas para espolvorear el clafoutis una vez frío. 

.
PREPARACIÓN
  1. Encender el horno.
  2. Untar una fuente con mantequilla y espolvorear con un poco de harina (se sirve en la misma bandeja en la que se hornea).
  3. Quitar las pepitas de las cerezas con un deshuesador de cerezas o a mano si no se tiene.
  4. Batir los huevos con el azúcar (con robot o a mano) hasta que hayan doblado su volumen.
  5. Agregar la vainilla y la mantequilla derretida y mezclar.
  6. Añadir la harina y almendra molida y dar vueltas hasta que esté todo bien mezclado.
  7. Por último añadir la leche y mezclar.
  8. Poner las cerezas en el molde previamente engrasado y echar la preparación anterior.
  9. Meter en el horno entre 35 o 40 minutos a 170 grados.
  10. Una vez hecho y dorado sacar del horno, dejar enfriar y espolvorear con azúcar glas.






sábado, 20 de mayo de 2017

HOJALDRE DE ESPINACAS Y SALMÓN


Tenemos cierta debilidad por todo lo que lleve hojaldre, tanto si se trata de platos salados como de postres. Y aparte de gustarnos, siempre te deja en buen lugar. El hojaldre lo puedes elaborar tú en casa, pero ahora hay marcas que comercializan láminas de hojaldre de muy buena calidad. El origen de esta masa polivalente es confuso. Hay quien atribuye su invención a los árabes que lo introdujeron en Europa cuando invadieron la Península Ibérica. Hay quién se remonta a la Grecia y Roma clásicas. Lo cierto es que antes del siglo XVII, en España, ya se hacían pasteles hojaldrados dulces y salados, y el cocinero español Domingo Hernández de Maceras publicó en 1607 el “Libro del arte de cozina” donde recoge la cocina que se hacía en aquella época y habla de una receta de hojaldre muy parecida a la que hoy se hace. Los franceses mantienen que la modalidad gala del hojaldre fue creada por el pintor Claude Gelée, que tenia 7 años cuando Hernández de Maceras publicó su libro. Gelée alternaba los pinceles con la pastelería. En Roma inventó un pan especial que llevaba un trozo de manteca dentro de la masa. Después de suprimir la levadura y de aplicar la técnica de plegado sobre la masa, llegó el hojaldre. Pero fue el pastelero francès Marie Antoine Carême quién estableció el número exacto de dobleces que había que hacer para separar adecuadamente las hojas de hojaldre. Carême es el inventor del “vol-au-vent” y el pastelero Feuillet el creador de las “mille-feuilles” (Mil hojas).

Hoy os proponemos una hojaldre de espinacas y salmón ahumado, pero en nuestra web también podéis encontrar un Hojaldre de espárragos, un Hojaldre de pisto, un Hojaldre de marisco o un Hojaldre de espinacas, bacon y piñones. O si preferís el dulce, una tarta de Hojaldre con frutas con crema de naranja.

RECETA

.
INGREDIENTES
  • Una lámina de hojaldre rectangular.
  • 1kg de espinacas frescas.
  • 3 huevos.
  • 100 g de salmón ahumado.
  • Sal.
  • 1 diente de ajo.
  • Pimienta negra.
  • Aceite de oliva.

.
PREPARACIÓN
  1. Lavar bien las espinacas, escurrirlas y centrifugarlas.
  2. Poner en una sartén grande un chorrito de aceite. Cuando esté caliente echar un diente de ajo cortado en trocitos pqueños, dejar que se dore.
  3. Añadir las espinacas, salar ligeramente y dejar unos minutos que se hagan; una vez  hechas  poner a  escurrir en un colador.
  4. Forrar el molde con la masa de hojaldre adaptándola bien, pasar el rodillo por encima para retirar fácilmente el hojaldre sobrante. Pinchar el hojaldre con un tenedor.
  5. Poner encima del hojaldre papel de horno y  unas bolas de cerámica o garbanzos.
  6. Meter en el horno previamente calentado durante unos 15 minutos, aproximadamente.  
  7. Quitar el papel de horno junto con las bolas de cerámica o garbanzos. 
  8. Batir los  huevos , salpimentar, añadir las espinacas y mezclar bien.
  9. Rellenar el hojaldre alternando capas de espinacas y salmón (reservar un poco para decorar el plato)  y meter en el horno hasta que cuaje.
  10. Una vez frío, adornar con unas lonchas de salmón.