martes, 15 de abril de 2014

SARDINA AHUMADA SOBRE PIMIENTO ASADO


Era noche cerrada. Fuimos a pescar sardinas y nos encontramos con una estrella, pero una estrella de mar. Ya teníamos lo más difícil de este plato: la estrella de mar. Lo otro, la preparación y el montaje de este aperitivo era coser y cantar.

Las sardinas son seres inocentes, van juntas a todos lados y cuando vislumbran luces en la superficie del agua van a curiosear y se emboban mirando lo que ellas creen es el Sol. En realidad son los potentes focos instalados en una barquichuela que hace de señuelo mientras una embarcación mayor echa las redes al mar y las rodea, las cerca. Lo siguiente ya os lo podéis imaginar: llegada a puerto, subasta, mercado, cocina. A partir de ahí, las sardinas pueden vestirse de blanco con harina y rebozarse (podéis ver la receta de las "sardinas rellenas de pimiento del piquillo"); nadar en aceite y vinagre en una piscina de escabeche; asarse al calor de las brasas; enlatarse cual humanos en un vagón de metro; o atufarse con humo. Esta es la manera que hoy os proponemos: sardinas ahumadas sobre pimientos asados. Humo sobre humo. Humo al cuadrado.

RECETA

.
INGREDIENTES
  • Sardinas ahumadas (una por cada tapa).
  • Pimientos rojos.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Eneldo.
.
PREPARACIÓN 
  1. Lavar y secar los pimientos. Ponerlos en una fuente de horno, regarlos con un chorrito de aceite y meter  en el horno precalentado a 180º durante 45 minutos aproximadamente, dependiendo del horno.
  2. Sacar, tapar con papel de aluminio y dejar enfriar.
  3. Pelar y reservar.
  4. Montar la tapa poniendo una tira de pimiento asado y encima la sardina ahumada. Regar con aceite de oliva y espolvorear con un poquito de eneldo.





jueves, 10 de abril de 2014

LICOR DE NARANJA


A pesar de tener el alambique no os penséis que nos hemos pasado toda la noche destilando licor hasta obtener el orujo para hacer esta bebida. Sencillamente, el orujo lo hemos comprado. Entre otras razones porque si se destila mal, podemos liarla parda al obtener alcohol metílico, que es una sustancia tóxica que puede provocar la muerte y aquí estamos para celebrar alegrías y no para ir a velatorios. El alcohol metílico o metanol se usa como disolvente y anticongelante y vale que hace frío en invierno, pero no hasta el extremo de meternos una dosis de anticongelante entre pecho y espalda. En otras palabras, que nos olvidamos de los raspones, hollejos y pepitas de la uva y vamos directamente a la tienda. Con orujo de calidad, unas naranjas y poco más podemos hacer este licor que nos puede servir para concluir una buena comida o para usar en repostería. Si en lugar de naranjas usásemos limones obtendríamos “limoncello”, licor de origen italiano que se va haciendo un hueco en nuestras mesas en forma de chupito.


RECETA

.
INGREDIENTES
  • 1 litro de orujo.
  • 2 palitos de canela.
  • La piel de 4 naranjas.
  • 350 g de azúcar.

.
PREPARACIÓN
  1. Lavar y secar bien las naranjas y quitarles la piel procurando que no quede nada de la parte blanca (mejor hacerlo con un pelador de verduras).
  2. Echar las pieles en un tarro de boca ancha.
  3. Añadir el azúcar, los palos de canela y el orujo y cerrar el tarro.
  4. Remover cada día para que se disuelva bien el azúcar.
  5. Dejar reposar unos meses y colar con un colador de tela o con una gasa fina antes de pasar a la botella.